Yihaaa!! (2ª parte)

*** Nota: por problemas técnicos, no fue posible ofrecerles toda la información que teníamos preparada. Por favor, disculpen las molestias y disfruten a continuación, de una reposición de nuestro capítulo Yihaaa!!***

***Se ha actualizado el texto, por favor, leánlo desde el principio. Gracias!***

Cielo despejado en Las Vegas.
Dos intrépidas aventureras se disponen a cruzarlo para llegar a su destino…
El rancho más falsete y divertido de todo el desierto de Arizona.
Arizona??!!

Bien, empecemos por el principio y sin adelantar acontecimientos…

Esta mañana nos levantamos con el sol para lo que iba a ser la GRAN experiencia del viaje: Montar en helicóptero sobrevolando Las Vegas (estado de Nevada) y el Gran Cañon (estado de Arizona).

El comandante chistosillo vino a buscarnos al hotel en la fragoneta para llevarnos al aeropuerto. Como compañeros de vuelo teníamos a brasileñas, escoceses, alemanes y nosotras, las españolitas. Por cierto, que si os estáis imaginando a todos por  el estereotipo típico de cada país… nada más lejos! jejeje

Durante el camino, el hombrecillo nos fue contando algunas normas, como que dentro del área del aeropuerto no se podían hacer fotos por temas de seguridad, que teníamos que apagar los móviles… y blablabla

Una vez en la oficina, hicimos el registro que consistía en, además de lo típico de dar  datos personales, en pesarnos… porque claro, el helicóptero tiene que ir equilibrado. (Eso nunca se ve en las pelis, se montan directamente y santas pascuas)

Allí dimos con el hermano graciosete de Morgan Freeman. Y es que cuando los estadounidenses hablan, todo parece un espectáculo. Hablan exactamente igual a como vemos en las películas… a veces sólo faltan las risas enlatadas y casi podría
asegurar que en alguna ocasión, me ha parecido escucharlas… Y en este caso, nuestro hombre, era un auténtico showman. A cada uno, según iba pasando,le tenía que hacer un comentario gracioso…
El mejor momento del show fue cuando les tocó el turno a las brasileñas. Dos hermanas gemelas. El hermano de Morgan las miró lentamente de arriba a abajo
y dijo: “Twins. (gritito agudo como de sorpresa). Twiiiiins.” [Gemelas. (gritito agudo como de sorpresa). Gemeeeeeelas). En este caso no fueron necesarias risas falsas, ya estábamos Rebe y yo partiéndonos el pecho…

Tras un video informativo y un intento de venta de videomontaje maravilloso, llegó el momento!

Nuestro piloto, un tipo bajito y macizo (en el sentido de que era cuadrado y rellenito) nos fue llamando para colocarnos y… qué suerte ser pequeñitas! Nos tocó en el mejor sitio: delante con él!

Una vez sentados y con los cascos al más puro estilo Top Gun, las hélices comenzaron a girar. Los nervios estaban a flor de piel, el cuerpo tenso… y aquello se empezó a elevar. Era una sensación extraña… casi como flotáramos. Y viendo al tipo,
manejando el aparato como si de una consola de juegos se tratara… no parecía real.

Pero lo mejor estaba por venir. En cuanto salimos de la zona del aeropuerto y las formas sinuosas de las montañas se acercaban… el piloto dio al play en su iPod y por nuestros oídos comenzó a fluir la música de Memorias de África, Indiana
Jones, las canciones de Ennio Morricone del Oeste…

Sobrevolando ese paisaje de contornos extrañamente hipnotizantes no podía dejar de sonreir. Formas y colores iban quedando atrás y de repente… un oasis ante nosotros!. Un lago en medio de la nada, rodeado de zonas verdes y donde personajes de la talla
de Celine Dion tienen su casa (o una de ellas).

A nuestra izquierda se iba intuyendo la Presa Hoover y con un giro de mando el piloto se colocó de manera que pudimos ver de frente una impresionante contrucción.

Y seguimos recorriendo el desierto… hasta que llegó el momento de aterrizar en… El Rancho!

Haciendo un viaje en el tiempo pasamos de ser pájaros en el aire para pasar a conocer el más puro estilo de vida americana… en el polvoriento oeste.

Una versión reducida de John Wayne nos recogió en su carruaje del que tiraban dos hermosos y enooormes caballos negros. De cerca el paisaje no perdía belleza. La flora que nos rodeaba nos hacía sentirnos auténticos colonos.

Pero aún estaba por llegar lo mejor. Según llegamos al rancho, fuimos recibidos por un grupo de vaqueros, que, a través de una historia cantada de la mano del “bardo” del oeste, iba siendo representada por el resto, miestras desfilaban ante
nosotros con vacas, caballos y lazos danzando en el aire,con los que intentaban cazarlos.

Tras el caluroso recibimiento nos llevaron a la cantina. Allí nos tenían preparado un típico desayuno americano.

Ya con latripa llena nos dejaron deambular, cámara en mano, por todo el rancho. Lo tenían como si de un pequeño pueblo se tratara.
Las casitas, el Saloon, la cárcel… hasta un pobrecillo en la horca había.

Y para rematar, los últimos minutos los pasamos bajo un árbol, sentadas en un columpio como si fuéramos Laura Ingalls (pero sin ser lloronas ni repelentes).

De vuelta al punto de encuentro de nuestro pájaro de hierro, abandonamos nuestras mentes de vaqueros e iniciamos el vuelo.
La tensión no era la misma, pero la emoción no había decaído lo más mínimo. Quién fuera pájaro!!

Una vez llegados a Las Vegas y para finalizar el vuelo, el piloto hizo varios giros planeando sobre los hoteles. Una visión muy distinta a la del simple peatón.

Con gran pena en el corazón nos bajamos del helicóptero y fuimos de vuelta al minibus para que nos dejaran en el hotel.

En el trayecto, de nuevo con el comandante chistosillo, éste hizo lo posible por ganarse las propinas dándonos todo tipo de informaciones de restaurantes, espectáculos y demás. Y lo amenizaba con preguntas para animarnos a las que nosotros respondíamos emulando al público de programas como los de Jay Leno (o El hormiguero en España): “¿Estais bien? – Siiiii” “¿Tenéis calor? – Noooo” “¿Tenéis frío? – Nooooo”

Y llegamos a nuestro hotel. O debería decir ex-hotel. Cuando hicimos la reserva de la excursión del helicóptero tuvimos que reservar un día más y ya no había posibilidad de hacerlo en el “Excalibur”, así que nos quedamos en el “Imperial”.

En qué momento! Deberían llamarlo “El Imperio Decadente”. Llegar desde el parking a la recepción fue difícil, pero llegar a la habitación… parecía que al doblar la esquina nos íbamos a dar de bruces con David Bowie “Dentro del laberinto”.

Si eso hubiera sido todo… al llegar a la puerta, vimos que la espabilada de recepción no nos había dado las llaves.

Por suerte, por cada empleada desastre, hay una empleada aplicada empleada, que nos envió a un botones (que también iba de graciosillo por la vida) el cual nos las trajo. Pero ahí no acababa todo…
La conexión de internet por la que nos habían cobrado a parte, iba de pena… tan de pena que ella (la conexión caquita) es la responsable de que os quedárais a medias… aunque parece que en el fondo, un poco de expectación, no ha venido mal… jijiji

En fin… y qué mejor que dar una vuelta por el Strip (calle principal) para calmar cabreos…? Así que eso hicimos. El último paseo por Las Vegas de noche.

Y así como el “Imperial” queda por los suelos, aprovecho para ensalzar EL HOTEL por excelencia. El “Bellagio”. Un hotel elegante y con estilo. Un gusto… exquisito.

Quién sabe si la próxima vez ese será nuestro hotel.

Anuncios

2 pensamientos en “Yihaaa!! (2ª parte)

  1. Preciosa descripción de un día único en vuestras pupilas y en vuestras ilusiones.
    Se nota que vais afianzándoos en la percepción que ya teníais de los americanos. Pero lo mejor es sentir esas bonitas experiencias que seguro no olvidareis nunca.
    Me hubiera gustado veros adelante en el helicóptero, con el piloto y en ese columpio, desayunar estilo oeste, etc.
    Lo de los hoteles para nota, unas veces buena y otras lamentable.
    A descansar y ya nos contareis lo del valle.
    Besitos

    Me gusta

  2. Estupendo reportaje, no han hecho falta ni fotografías. Nos podemos imaginar vuestras caras de Ohh!, Ahh!, ante tanto espectáculo natural y humano. Parece que ha sido… ¡EL DIA!

    Y tomamos nota del Bellagio. ¿Habéis visitado el Luxor? Parece que tiene el atrio de hotel más grande del planeta… Y la esfinge está mucho mejor que aquella toda rota y desmejorada que vimos…
    Felices próximos días. Besos a las dos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s