Los Sims (primera parte)

Querido Rober:

Hoy nos hemos sentido como si fuéramos tus Sims (Nota de la autora: juego en el que uno dirige a su yo virtual). Ayer teníamos pensado alquilar una bici en los muelles y recorrer el camino hasta el Golden Gate.
Pues bien, con el comentario que nos enviaste en el que enumerabas los millones de sitios imprescindibles a visitar en San Francisco, hemos tenido que cambiar de planes. Así que ahí va la narración de la jornada interactiva.

Hoy ha sido el día que más tarde nos hemos levantado: a las 9!!! Y es que los cuerpecillos se empiezan a resentir de tanto ajetreo turístico. Qué duro ser turista!!

Despues de apuntar en el mapa todos los sitios sugeridos por Rober y algunos más de interés propio, hemos tomado el bus para ir a barrio de Castro, que es el barrio gay de San Francisco. Las verdad es que nos ha encantado.

Además hemos conocido a Katy “Perri” o mejor dicho, a la perrita Katy, jejeje… Y es que Rebe tenía que imprimir una cosa, así que hemos entrado a una tienda de reprografía, donde había una perrilla labradora supermaja que nos ha hecho la espera más entretenida, jugando con nosotras. Un encanto!

Después de esta experiencia perruna, nos hemos ido hasta la que fue la tienda de Harvey Milk, activista por los derechos de gays y lesbianas (ver peli de Sean Penn “Milk”). Ahora lo tienen como asociación por los derechos humanos.

Y de aquí hemos dado un salto total para irnos a ver el edificio más antiguo de San Francisco: Mission Dolores. Cobraban por verlo por dentro, así que nos hemos conformado con sentir la antigüedad del sitio desde fuera.

Hemos seguido caminando por las calles hasta coger un autobús que nos ha dejado en la zona de Alamo Squares, que es donde están esas típicas casas que hemos visto en series como “Padres forzosos” o “Embrujadas”: Painted Ladies.

Sentadas en la hierba y observando esas vistas maravillosas con el Transamerica Pyramid, hemos aprovechado para descansar un rato y planear el siguiente paso.

Y nuestros pasos nos han llevado a Japantown. Ha sido como hacer un viaje en el espacio. Hemos entrado en un centro comercial grande, grande
donde realmente parecía que hubiéramos cambiado de país.

Y como el hambre apretaba… hemos aprovechado para comer en un restaurante donde los platillos pasaban delante de uno, montados en barquitas. Rico, rico.

Tras visitar Japón, nos dirigimos a Union Square con la intención de ver Chinatown, pero nuestras mentes compradoras, al ver tanta tienda alrededor, recordaron algo sobre unas tiendas de segunda mano en la zona de Haight Ashbury… imposible resistirse.
Así que fuimos a coger el bus correspondiente, hasta que una manzanita mordida se cruzó en nuestro camino: era el Apple Store.

Y como no… piqué! No pude resistirme ante tanta belleza y me compré un iPod nano… más monoooo… Pero lo mejor no fue eso, sino el sistema de venta que tienen. Junto a cada producto, tienen un iPad desde el que puedes llamar a un vendedor y donde te va informando de cuándo llega. Una vez le dices el producto que quieres, mira la disponibilidad en su iPhone y lo pide al almacén. Pero lo mejor está por llegar. Cuando me dijo el precio para que le pagara, pensaba que ibamos a ir había la
caja o algo así, pero veo que no se mueve. Saco la tarjeta y… el tío tiene un lector de bandas en su iPod y me manda el ticket de la factura a mi correo electrónico! Nos hemos quedado boquiabiertas!!!

Una vez fuera del paraíso, conseguimos coger el bus y llegar a nuestro destino. En la calle Haight se respira un buen ambiente. Entre hippy y bohemio. Estuvimos en varias tiendas, con la pena de que cerraban muy pronto: a las 7!! Pero bueno, tuvimos
el tiempo suficiente para comprarnos un trapillo mono y no quedarnos con las ganas.

Ha sido un día largo, con muchas idas y venidas, pero hemos llegado al hotel encantadas. Desde luego San Francisco nos está gustando…

Y mañana… más y mejor!

Besines,
Rochi

Anuncios

2 pensamientos en “Los Sims (primera parte)

  1. Historia, cultura, gastronomía, compras… No se puede pedir más en tan poco tiempo.
    Vi la peli de Harvey Milk, uno de esos héroes al más puro estilo americano, ¿se respira en el país ese espíritu emprendedor y luchador? Un poco como Steve Jobs, Bill Gates, Erin Brockovich…, grandes mujeres y hombres, grandes destinos, grandes cambios…
    ¡Ay! Ingenua Rochi, has caído cual alma inocente con el iPod nano… Ya estás perdida, enganchada para siempre, y sin saberlo todavía, a la i-adicción.
    ¡Qué hambre el sushi-restaurant!
    ¿Os habéis parado a pensar qué habría sido de esa bonita localidad en la bahía si hubiera sido española como indican todos los topónimos originales? ¿Como ciudad Juárez? Uf, menos mal.
    Y, hace fresqui, no?
    ¡Ala!, a seguir disfrutando: hoy, mis Simis, os dejo día libre, jeje!
    Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s