Mercado flotante y mucho sudor

5:45 de la mañana, hora Bangkokiana. Dos turistas con mucho sueño y un despertador infernal. Ellas se gruñen una a la otra y se levantan. Sin decirse nada ya saben qué hacer. Al fin y al cabo llevan casi dos semanas viéndose a todas horas. Se lavan, se visten y bajan a la recepción del hotel, donde las irá a buscar el minibus con destino al mercadillo flotante de Damnoen Saduak, a una hora y media de la capital Tailandesa.
En el bus ya hay más turistas y ellas cogen sitio e intentan seguir durmiendo. Sin éxito. Los otros turistas van en grupo y son muy ruidosos. Australianos, por cómo hablan. Tres parejas de 45-50 tacos. Odiosos y maleducados.
Cuando ellas llegan al mercado, se escapan del grupo y se meten en un bote sin australianos. Empieza la acción:

20121108-215004.jpg

El bote rápido las lleva por los canales como si de Miami Vice se tratase. Don Johnson y su amigo morenito por los canales a toda caña. Llegan al mercado y cogen otro barquito tripulado por la superabuela para poder pasar por el mismo, lleno de botes largos con comida, bebida, souvenires y muchas viejecitas fotogénicas que pescan los barquitos para que los turistas puedan comprar, o para que ellas puedan vender, pequeño saltamontes.

20121108-214718.jpg

20121108-214831.jpg

Ellas regatean y rechazan los objetos demasiado caros. Rien, hacen fotos y disfrutan del ambiente, muy de película.

20121108-215124.jpg

20121108-214917.jpg

Tras tres cuartos de hora con la superabuela, se bajan del barco y dan una vuelta a pie por el mercado terrestre, donde hay más de lo mismo: ropa, comida y souvenires.

La vuelta en minibús se desarrolla sin australianos. Se hace larga pero todavía hay mucho día por delante, son sólo las 13:30 del mediodía.
El bus las deja delante del gran palacio que tantas ganas tienen de visitar. Un hombre salido de la nada les dice que está cerrado pero ellas no vuelven a caer en la trampa de los tuktukteros: les dicen a los forasteros que el palacio está cerrado pero que los pueden llevar a otro sitio. Lo hacen con todos.
Pero el palacio está abierto TODOS los días y ellas entran, tras alquilar una chaqueta para cubrirse los hombros.
Miles de personas se unen a su aventura palaciega y desean entrar y visitar el lugar al mismo tiempo. Medio Bangkok está en el mismo sitio y desea hacerse fotos ante el grand palace.

20121108-215211.jpg

20121108-215314.jpg

20121108-215851.jpg

El calor es asfixiante y empieza a llover.

Ellas se deslizan poco a poco por las baldosas resbaladizas de los templos con sus flipflops a paso de tortuga y con el sudor pegado a sus cuerpitos españoles. Hacen fotos e intentan volver a salir.

Tras buscar la salida durante un buen rato, consiguen llegar a la misma y se alegran de poder dejar atrás a todos los viajeros.

Cansadas, se paran a tomar el aire y juegan con unos gatitos muuuuy peqeños y famélicos:

20121108-215408.jpg

La siguiente parada será encontrar a una pareja alemana amiga de una de ellas. Cogen un taxi y se van al barrio chino. A los pies del buda de oro se encuentran los cuatro y comienzan a contarse historias. Se van a comer algo juntos y una de ella se come un trozo de pulpo que resulta ser muy curioso para los otros tres viajeros y le hacen una foto.

.

20121108-215456.jpg

Los cuatro van a la estación central para que los alemanes cojan un tren hacia el sur. Se toman un chocolate con hielo y se despiden.

20121108-215632.jpg

Ellas quieren descubrir Chinatown de noche y lo consiguen. El sudor sigue corriendo por sus cuerpitos junto con la mugre bangkokiana. Pero ellas resisten el cansancio y pasean por sus calles.

20121108-215721.jpg

20121108-215744.jpg

20121108-215802.jpg

Cogen de vuelta al hotel un tuk tuk. Se arrastran a la habitación climatizada.

Han estado 14 horas en pie y aunque no pueden más, son felices porque han VIVIDO.

Anuncios

3 pensamientos en “Mercado flotante y mucho sudor

  1. Esas dos turistas resisten y resisten y además ya no se fían de nadie, bueno de los locales que les quieren colar sus ventas y sus viajes. Esas dos turistas no sé qué van a hacer cuando se despidan después de esta trepidante aventura, concentrada y llena de todo desde comida a ropa (por cierto estais monísimas con esas vestimentas) pasando por templos, Budas y mercaditos.
    Seguro que después de tanta caminata os apuntareis a la Marathon de San Slvestre.
    Mucho colorido nocturno.
    A descansar que mañana será otro día.
    Yo pasé bien el examen, progreso adecuadamente.
    Muchos besos

    Me gusta

  2. Hello tiki tiki .
    Hoy teneis un dia muy colorido ,y como siempre vosotras muy decididas a vuestro aire.
    Rocio ,los animalitos se ven pero no se tocan.
    Lo de los barquitos que chulos,pero supongo que para estar por ahi hay que tener mucho equilibrio.
    El palacio ,se ve muy bonito ,y vosotras estais muy bien .
    Cuidaros y aguantar un poco alos turistas son parte del entorno
    Besitos…………Carmina

    Me gusta

  3. Vaya paliza! Y tan frescas! Bueno, menos mal que el internet no deja pasar el sudorcillo…
    Qué integradas se os ve!
    Por cierto, esa zona que se ve en el bucle que hace el Chao Phraya, qué es? Se ve todo verde en medio de la urbe que es bangkok, parece un parque jungla, está ahí el mercado flotante?
    Qué lámparas más guapas, Rochi, lástima que ya hayas comprado todas del IKEA, jeje
    Rebe, qué atrevida con la comida, ¿para cuándo el grillo fritito y crujiente?
    Descansad y mañana, a VIVIR más.
    Muchos besos, Oto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s