La tikitiki que susurraba a los caballos

Después de un sueño reparador de casi 10 horas!, nos levantamos llenas de energía, dispuestas a darlo todo. El día no puede empezar mejor… Frente a nosotras, el Océano Atlántico mostrándose en toda su inmensidad, el sol luciendo a todo trapo y un viento frío pero agradable, que nos mantiene despiertas ante la belleza del lugar.
Bajamos a desayunar al restaurante del hotel. La decisión sobre qué desayunar está complicada… huevos fritos o en tortilla… Nos deleitamos con los huevos del desayuno y llega el momento de pagar. Pensando que nos lo cargarían en la habitación, no bajamos dinero, así que cuando nos traen la cuenta Rebe, con toda la tranquilidad del mundo, le suelta a la camarera: “should we pay now or… Because we don’t hace the money… (tendríamos que pagar ahora o… Porque no tenemos el dinero)”. Os podéis imaginar la cara de la chica… Todo un poema!!! Ya le aclaramos la situación y subo a por el dinero… Todos felices! 😛
Cogemos las cosas y nos vamos al Assateague State Park. Allí hay unos caballos salvajes, que según se cree son descendientes de aquellos primeros caballos de los conquistadores procedentes del viejo mundo, y que tuvieron la mala suerte de naufragar…

20131026-094357.jpg

La zona es una chulada de sitio…

20131026-094234.jpg

Según avanzamos, la fauna con la que nos encontramos está un poco… muerta…

20131026-094502.jpg

Al rato damos con un grupillo algo tímido de gaviotas, pero que nos permiten sentarnos cerca durante un rato…
Seguimos a la búsqueda de los caballos, vemos algunas evidencias… Pero nada!

20131026-094706.jpg

Al parecer suelen estar cerca de los sitios donde pueden conseguir comida, y nosotras, ávidas aventureras, por llevar no llevamos ni agua. Nos gustan las situaciones límite!!!!
Después de mucho andar, y sin noticias de los salvajes, decidimos disfrutar del lugar. Primero hacíendo un poco el pavo, al màs puro estilo tikitiki…,

20131026-094936.jpg

20131026-094956.jpg

y luego tumbándonos al sol. Qué bien se estaba! Yo estaba soñando con los ángeles y la tarta de queso de los Amish, cuando Rebe se incorpora y dice: “Has oído eso? Creo qué son los caballos… He oído como sí trotaran…” Se levanta, sube hacia la duna para mirar al otro lado y… “RoChi, un caballo!” Yo pensé que lo hacía para que me levantara… Hasta qué vi que venía corriendo a por la cámara. Debía ser verdad!!…
Sííí, ahí estaban!!! Tres caballos salvajes!!!

20131026-095105.jpg

20131026-095121.jpg

Son más pequeños que los caballos comunes, pero no tan pequeños como los ponis. Y su pelo se ve más espeso y preparado para los fríos que vienen.
Estuvimos retratándoles un rato y ya, satisfechas por el objetivo cumplido, volvimos al coche.
Con un hambre enorme, de esos que hasta te duele el estómago, buscamos un sitio para comer. Nos metimos en una especie de bareto y nos comimos una hamburguesa con bacon, llamada baconlicious! No hace falta que os diga como estaba, no?
Con la tripa llena, tocaba hacer algo de ejercicio, y qué mejor que ir a comprar gamusinos! Y hacer alguna parada por el camino…

20131026-095324.jpg

Ya de noche y con todas las necesidades satisfechas volvimos a casa. Nos pusimos algo más calentito y nos dimos un paseo por el paseo marítimo. No hay nada mejor que andar para caer en la cama y dormir a pierna suelta…
Lástima que nos hayan tocado como vecinos una pandilla de tíos que parece que están de fin de semana sin mujeres y nos hayan dado la noche… Creo que voy a ponerme un momento el mono amarillo y a salir al pasillo con la katana al más puro estilo Kill Bill… Buenas noooooches…
Bsines, RoChi

Anuncios

Un pensamiento en “La tikitiki que susurraba a los caballos

  1. Alá!!! Que sepáis que lo más interesante que habéis visto no son los caballos náufragos… Sino ese estupendo exoesqueleto de un cangrejo herradura de unos 450 millones de años… Bueno sus tatarabuelos. Su sangre es única y se utiliza para diagnosticar infecciones de forma instantánea. !Por eso los cazan y van quedando menos!
    Los caballitos muy monos…. Y esas criaturas de las dunas que pegaban saltos? Qué eran? Jeje.
    Maridos sin sus mujeres… Otra especie del lugar… Pobres!
    Mañana más aventurillas y ya sabéis, siempre 10 $ en el bolsillo!
    Besitos desde El Retiro!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s