Buenos días, arena del desierto

Dormir bajo las estrellas del desierto ya es impresionante… Pero levantarse a las 6 de la mañana, subir a lo alto de la duna y recibir la luz de la mañana con aquel silencio, sólo roto por los cantos de los pájaros… Eso es una experiencia única en la vida…

IMG_0403.JPG

Una vez todos nos hemos puesto en pie y hemos recogido las cosas, hemos vuelto a nuestras monturas para hacer la vuelta al albergue. Esta vez el camino ha sido más reflexivo… quizá por las agujetas que teníamos del día anterior, que nos obligaban a ir concentrados en acoplar nuestros movimientos a los del dromedario, para así minimizar el dolor…
Ya en el albergue, desayunamos y nos damos un bañito en la piscina, para ir bien fresquitas…
Nos subimos al microbús y en breve hacemos nuestra primera parada. Una kashba que fue de la familia real y que tiene como particularidad que el primer rey que vivió allí tenía muy bien organizadas a sus cuatro esposas.

IMG_0404-1.JPG

En el gran patio, hay cuatro puertas, con acceso a las dependencias separadas de cada una de ellas. Así podía recibirlas por turnos y se evitaba esos problemas de celos entre esposas. Un tipo listo!
Seguimos camino y hacemos una breve parada para ver unos antiguos pozos excavados en forma de canal y que proveían a varias familias.

IMG_0407.JPG

Finalmente, subimos de nuevo al microbús para ir a nuestro alojamiento, situado en la garganta del Dades.

IMG_0410.JPG

Es noche cerrada y la iluminación no deja ver el hotel, pero se siente la cercanía de las paredes y la caída del agua por ellas. Un lugar más de Marruecos con el que soñar.
Bsins,
RoChi

Anuncios

Un pensamiento en “Buenos días, arena del desierto

  1. Menos mal! Se nos habia hecho tan corto…
    Dormir y amanecer en el desierto, qué guay! El cielo estrellado, la oscuridad, el silencio, los trinos de los pajaros… todo lo que nos ha robado la “civilizacion”.
    Ya sabéis dónde está el tesoro robado de Alibaba, jeje.
    El señor del patio de las cuatro puertas… muy inteligente… parece uno de los cuentos de las mil y una… Él tan contento, ellas, ni te cuento… ¿quién inventó la monogamia?
    Ya podeis añadir en el CV: jinetas de dromedario… queda un poco raro…
    estoy en la pelu me toca

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s